Un año más la Semana de Acción Mundial por la Educación llega a Valencia, esta vez con la educación inclusiva como objetivo

VALENCIA.- Del 7 al 13 de abril se celebra la Semana de Acción Mundial por la Educación (SAME) en más de 12 ciudades españolas, con la participación de 84 centros educativos, 4.280 alumnos y alumnas y más de 15 actos en la calle.

En todas las comunidades autónomas, escolares y alumnos/as de secundaria participarán durante la próxima semana en actividades que ellos mismos junto con docentes han trabajado previamente en el aula.

En Valencia, el acto central fue el 9 de abril, en la Facultad de Filosofía y Ciencias de la Educación de la  Universitat de València, donde se desarrollaron diferentes actividades para alumnos universitarios y de Secundaria y Bachillerato, como talleres y un gran juego de la OCA. En cada casilla los participantes pudieron que reflexionar y experimentar las barreras a las que se enfrentan las personas con discapacidad para ejercer su derecho a la educación, especialmente aquellas personas que viven en situación de mayor vulnerabilidad por habitar en entornos y países empobrecidos.

Consulta aquí las fotos del Acto

El acto concluyó con la lectura de unas reflexiones recogidas por los alumnos de la Universitat y con la lectura del manifiesto de posicionamiento de la CME, leído por el medallista paralímpico valenciano David Casinos, entre otras personas, que se suma así a las reivindicaciones de la SAME. Casinos destacó que, que cuando se quedó ciego pensó que su vida se acababa, pero gracias a que ha tenido la suerte de vivir en un país con muchas oportunidades y a su afán de superación pudo salir adelante. Por ello, ha querido mostrar su apoyo a la campaña que da visibilidad a este problema en los países empobrecidos: “Tengo el derecho y la obligación de exigir las mismas oportunidades para todos”. En la jornada también participaron diferentes asociaciones e instituciones valencianas de personas con capacidades diferentes. Todos destacaron la necesidad de una educación inclusiva, que ponga las mismas metas a todos los niños y niñas, poniendo especial atención en los países más empobrecidos del planeta, donde mayor parte de las veces la discapacidad supone que no se pueda acceder a la educación.

Esta semana, organizada por la Campaña Mundial por la Educación, bajo el lema “Sumemos capacidades. Por el derecho a una educación inclusiva”, reivindica en todo el mundo el derecho de niños y niñas con necesidades educativas especiales a recibir una educación de calidad, sin discriminación y sobre la base de la igualdad de oportunidades, tal y como queda reflejado en la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad.

En el mundo, 93 millones de niños y niñas tienen algún tipo de discapacidad, lo que supone menos posibilidades de finalizar sus estudios y una de las causas de las mayores causas de marginación y exclusión en la educación. En Burkina Faso, tener una discapacidad aumenta en dos veces y media el riesgo de que niños y niñas no vayan al colegio y en Nepal, el 85% de los niños y niñas no escolarizados tienen algún tipo de discapacidad. En demasiadas ocasiones, la población infantil con necesidades educativas especiales es la gran olvidada a la hora de reclamar el derecho a la educación. Forman el colectivo más marginado y excluido de la educación.  Esta desigualdad se acentúa en países de renta media y baja. Se reconoce además, que las mujeres y niñas con discapacidad experimentan múltiples desventajas, siendo objeto de una doble exclusión.

Los sistemas inclusivos de calidad, basados en un enfoque de derechos, no pueden seguir siendo un asunto marginal en las políticas educativas, sino que deben ser centrales para la consecución de una educación de calidad para todas las personas. Por eso, la Campaña Mundial por la Educación lanza las siguientes reivindicaciones políticas a nivel internacional:

• Crear marcos legales para eliminar barreras legislativas que impiden a las personas con discapacidad acceder a sistemas educativos como ratificar la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad.
• Construir aulas y escuelas accesibles para todos y todas y asegurar la existencia de suficientes docentes con formación apropiada.
• La comunidad internacional debe llevar a cabo su compromiso de invertir al menos un 0,7% del PIB en cooperación y realinear la Ayuda Oficial al Desarrollo para comprometer al menos un 8% de ella a educación básica.

Las reivindicaciones al Gobierno español y valenciano van en la línea de recordar la importancia de apostar por la Ayuda Oficial al Desarrollo como instrumento clave en la lucha contra la pobreza, tal y como recoge la moción recientemente aprobada por unanimidad por todo los grupos de la Comisión de Cooperación Internacional para el Desarrollo del Senado. Además, en este sentido, debe:

• Apostar por la cooperación  y volver lo antes posible a la senda de asignar el 0,7% de la Renta Nacional bruta a la Ayuda oficial al desarrollo destinando el 8% a educación básica.
• Adaptar la legislación española a la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad.

Las ONGD que participan en la campaña en la Comunidad Valenciana son Ayuda en Acción, Unió Pobles Solidaris, Fundación Mainel, Fundación Pau i Solidaritat, Educación Deporte y Cooperación ONGD, Fundación por la Justicia, Jóvenes y Desarrollo, Intered, Asociación Ilewasi, STEPV, Viviendas para los Sin Techo, CCOO Federació d’ensenyament, Escoles Solidaries y Entreculturas, quien asume la coordinación de la misma.

jaime01
jaime01