Millones de niños refugiados no van a la escuela, nuevo informe de ACNUR

Cuatro millones de niños refugiados no asisten a la escuela, asegura ACNUR, la Agencia de la ONU para los Refugiados, en un informe publicado el pasado 29 de agosto de 2018. Este es un aumento de medio millón de niños refugiados fuera de la escuela en solo un año.

El informe, Turn the Tide: Refugee Education in Crisis, muestra que, a pesar de los esfuerzos de los gobiernos, el ACNUR y sus socios, la matriculación de niños refugiados en la escuela no sigue el ritmo de la creciente población de refugiados. A fines de 2017, había más de 25,4 millones de refugiados en todo el mundo, 19,9 millones de ellos bajo el mandato del ACNUR. Más de la mitad – 52 por ciento – eran niños. Entre ellos, 7,4 millones estaban en edad escolar.

“La educación es una forma de ayudar a los niños a sanar, pero también es clave para reconstruir sus países”, dijo Filippo Grandi, Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados. “Sin educación, el futuro de estos niños y sus comunidades se verá irrevocablemente dañado”.

Solo el 61% de los niños refugiados asisten a la escuela primaria, en comparación con el 92% de los niños de todo el mundo.

A medida que los niños refugiados crecen, esta brecha crece. Casi dos tercios de los niños refugiados que van a la escuela primaria no llegan a la escuela secundaria. En total, el 23% de los niños refugiados asisten a la escuela secundaria, en comparación con el 84% de los niños del mundo.

En el nivel terciario, la brecha se convierte en un abismo. A nivel mundial, la matrícula en la educación superior es del 37%, mientras que solo el uno por ciento de los refugiados tiene la misma oportunidad, una cifra que no ha cambiado en tres años.

“La escuela es el primer lugar en meses o incluso años en que los niños refugiados encuentran cualquier normalidad”, agrega Grandi. “De acuerdo con los patrones actuales, a menos que se realicen inversiones urgentes, cientos de miles de niños más se sumarán a estas inquietantes estadísticas”.

El informe destaca los avances logrados por aquellos comprometidos con la Declaración de Nueva York para refugiados y migrantes al inscribir a 500,000 niños refugiados que no asisten a la escuela en 2017. Al mismo tiempo, exige que se haga más para garantizar que todos los refugiados reciban la educación de calidad que se merecen.

El informe insta a los países de acogida a inscribir a los niños refugiados en los sistemas nacionales, con un plan de estudios adecuado, a través de la escuela primaria y secundaria, para permitir calificaciones reconocidas que pueden ser su trampolín hacia la universidad o la formación profesional superior.

También toma nota de que los países de las regiones en desarrollo albergan al 92% de los refugiados en edad escolar del mundo y necesitan un apoyo financiero más sostenido de la comunidad internacional.

 

Finalmente, el informe hace un llamamiento para alianzas más fuertes con el sector privado, las organizaciones humanitarias y de desarrollo y los gobiernos para aumentar las soluciones sostenibles para la educación de los refugiados.

Sobre el informe

‘Turn the Tide: Refugee Education in Crisis’ es el tercer informe anual de educación del ACNUR. El primero, ‘Missing Out’, fue lanzado en 2016 antes de la Cumbre de Refugiados y Migrantes de la Asamblea General de las Naciones Unidas en septiembre de 2016. Pidió a los donantes que brinden fondos predecibles y de varios años para la educación de los refugiados. El segundo, “Left Behind”, fue lanzado en 2017. Destacó la brecha en la oportunidad entre los niños refugiados y sus compañeros no refugiados y pidió que la educación se considere fundamental para la respuesta a las emergencias de los refugiados.

El informe incluye un prefacio de Filippo Grandi, Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, así como los comentarios finales de la Enviada Especial del ACNUR, Angelina Jolie.

 

Acerca del ACNUR

El ACNUR, la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados, lidera la acción internacional para proteger a las personas que se ven obligadas a abandonar sus hogares debido a conflictos y persecución. Brindamos asistencia para salvar vidas como refugio, alimentos y agua, ayudamos a salvaguardar los derechos humanos fundamentales y desarrollamos soluciones que aseguran que las personas tengan un lugar seguro para llamar hogar donde puedan construir un futuro mejor. También trabajamos para garantizar que a las personas apátridas se les otorgue una nacionalidad.

Campaña Mundial Educación
Campaña Mundial Educación