La educación para los refugiados merece una mayor prioridad en la ayuda, al igual que los datos sobre ella

refugees.jpgPasadas semanas, en la sede de UNICEF, como parte de los eventos que marcaron la semana de la Asamblea General de las Naciones Unidas, ACNUR y Save the Children encabezaron conjuntamente una reunión de alto nivel sobre la acción para la educación de los refugiados. Dio importancia a los hallazgos del último Informe de este último, Time to Act. Este Informe estimó que costaría $21,5 mil millones en cinco años proporcionar una educación a todos los refugiados en los países de bajos y medianos ingresos, de los cuales $11,9 deberían proceder de la comunidad internacional.

Pero asegurar el seguimiento del financiamiento internacional para la educación de los refugiados es difícil, como el Informe GEM les dijo a los participantes del evento. Dos bases de datos internacionales brindan información al respecto.

En primer lugar, la Oficina de la ONU para la Coordinación de Asuntos Humanitarios mantiene el Servicio de Seguimiento Financiero (SSF), un mecanismo voluntario utilizado por todos los donantes humanitarios y organismos de ejecución para rastrear los planes de respuesta humanitaria y los llamamientos casi en tiempo real. Sabemos que $433 millones se dedicaron al financiamiento humanitario de la educación en 2016; aumentó en un 4% más en 2017.

Pero esta es una cantidad es imprecisa por al menos dos razones. Solo un subconjunto de esa ayuda dedicada a la educación es para refugiados; el resto está dirigido a la educación en otras emergencias, lo que significa que el número anterior sobreestima la cantidad que recibe la educación de los refugiados. Y más del 40% se clasifica como multisectorial o “no especificada”, por lo que es difícil distinguir lo que se dedica a la educación, y se podría estar subestimando la ayuda humanitaria destinada a la educación, incluyendo para los refugiados.

En segundo lugar, el Sistema de Informes de Acreedores (CRS, por sus siglas en inglés) del CAD de la OCDE es una base de datos mundial exhaustiva sobre los fondos dedicados a la ayuda a la que todos los Estados miembros del CAD están obligados a contribuir, mientras que otros miembros del CAD también proporcionan información. Además, proporciona información no solo sobre la ayuda humanitaria sino también sobre la ayuda al desarrollo, que también puede ser una fuente de financiación para los refugiados, y potencialmente una de creciente importancia.

refugees 3

©UNESCO

En el caso de la ayuda humanitaria en la base de datos del CRS, no existe un desglose por educación o por poblaciones objetivo específicas, como los refugiados. Tal análisis solo puede llevarse a cabo revisando la base de datos de proyectos individuales para identificar si la educación para refugiados fue abordada. Aunque imperfecto, un ejercicio llevado a cabo para el Informe de Seguimiento de la Educación en el Mundo 2019 que se publicará este año mostró que se desembolsaron $425 millones para la educación de los refugiados a través de 225 proyectos de ayuda humanitaria en 2016, una cantidad potencialmente consistente con la información del SSF.

Pero la base de datos del CRS también proporciona información sobre la asistencia oficial para el desarrollo en educación. Si bien el sector está claramente identificado, entender si los refugiados eran los beneficiarios requería examinar la base de datos del proyecto. El análisis de nuestro informe sugiere que una cantidad considerable y menos reconocida de ayuda al desarrollo financia la educación de los refugiados. En 2016, $840 millones en ayuda al desarrollo financiaron la educación de los refugiados. Alrededor de $453 millones se desembolsaron a través de la UNRWA para los refugiados palestinos, mientras que $387 millones se destinaron a otros grupos de refugiados.

Excluyendo a los refugiados de Palestina, esto significa que, ya sea utilizando las cifras del SSF o del CRS, podemos concluir que la educación para los refugiados recibió poco más de $800 millones en 2016, o solo un tercio del financiamiento externo anual necesario identificado por Save the Children.

Existe evidencia de que una fuerte promoción y una estrategia clara para la inclusión en los últimos años pueden estar dando sus frutos en términos de un aumento de la atención que la educación recibe en el financiamiento humanitario, empezando desde una base muy baja. Por ejemplo, mirando la base de datos del SSF, el porcentaje dedicado a la educación en el plan regional sobre refugiados y resiliencia de Siria aumentó del 2,4% en 2015 al 7,4% en 2016; y el porcentaje se mantuvo por encima del promedio –a un 6%– en 2017. Pero en otras emergencias, la prioridad otorgada a la educación sigue siendo baja.

refugees 2

©Justine Redman

El objetivo del evento de ayer fue impulsar nuevos esfuerzos internacionales dos años después del compromiso de la Declaración de Nueva York de “asegurar que todos los niños refugiados y migrantes estén estudiando en un plazo de unos meses después de su llegada y priorizar la provisión presupuestaria para facilitar esto, incluido el apoyo a los países anfitriones” y a unas semanas del acuerdo sobre el Pacto Mundial para los Refugiados. Pero no debemos olvidar que necesitamos un seguimiento muy superior de los montos dedicados a la educación para los refugiados. A pesar de los esfuerzos, los datos sobre la ayuda humanitaria no son lo suficientemente precisos para permitir que la comunidad internacional informe sobre el progreso; o la falta de él.

 

En las palabras, tan aptas, de Save the Children: es hora de actuar.

Fuente: Blog de la Educación Mundial

Campaña Mundial Educación
Campaña Mundial Educación