El sector privado de Sudáfrica pide que se acabe con las letrinas de pozo en las escuelas

dignity

En los últimos años, reportes de niños que murieron al caer en letrinas de pozo en Sudáfrica, seguidos por una avalancha de casos legales, condujeron al presidente a lanzar una nueva iniciativa de Saneamiento Adecuado para la Educación (SAFE, por sus siglas en inglés) la semana pasada en asociación con el sector privado. Es una respuesta a “una necesidad humana urgente”, dijo, que “ahorrará a generaciones de jóvenes sudafricanos la indignidad, la incomodidad y el peligro de usar letrinas de pozo y otras instalaciones inseguras en nuestras escuelas”.

En Sudáfrica hay casi 4.000 escuelas, principalmente rurales y municipales, que solo tienen letrinas de pozo u otras instalaciones de saneamiento inapropiadas. Tras un llamamiento al sector privado, varias empresas y organizaciones se comprometieron a invertir casi R45 millones ($3 millones), así como a proveer gratuitamente servicios profesionales y técnicos que harán posible la implementación de proyectos SAFE. Como parte de esta iniciativa, las empresas construirán inodoros basados en nuevas tecnologías para las escuelas o adoptarán grupos de escuelas como escuelas modelo para soluciones conjuntas de saneamiento, agua y energía sin conexión a la red.

El tema es polémico. El mismo día en que el Presidente lanzó esta iniciativa, el departamento de educación se opuso a una sentencia que le obligaba a dejar de usar las letrinas de pozo en las escuelas ante el tribunal constitucional, la corte más alta del país. Por ende, informaron los medios, el departamento no está dispuesto a asumir la responsabilidad de proporcionar otros servicios que no sean las letrinas de pozo. Este parece un caso de prueba para la rendición de cuentas, donde se están eludiendo responsabilidades, y se está exigiendo que la ley que proteja el derecho a la educación de las personas.

El acceso al saneamiento básico es parte de la provisión de una educación de calidad. Como nuestra investigación indicó en el Informe GEM 2017/8, entre 145 países con datos, el acceso de las escuelas primarias a instalaciones de saneamiento básico era inferior al 50% en 28 países, incluidos 17 en África subsahariana. En lo que refiere a si las niñas tienen instalaciones separadas, los datos son limitados, y aún más en lo que refiere a si las instalaciones están bien mantenidas o incluso son funcionales. Mientras tanto, los alumnos con discapacidades se enfrentan a obstáculos particulares, como la falta de equipos de movilidad y edificios diseñados de manera inapropiada, un tema que abordaremos en el Informe GEM 2020 sobre la inclusión y la educación.

Las deficiencias de infraestructura tienden a ser más comunes en las escuelas que atienden a poblaciones desfavorecidas. En Turquía, el 4% de los directores que atienden a las poblaciones más acomodadas pero el 69% de los que atienden a las poblaciones desfavorecidas informaron que la enseñanza se vio obstaculizada por mala infraestructura física. En América Latina, es mucho menos probable que los estudiantes de primaria de escasos recursos asistan a escuelas con servicios básicos de agua y saneamiento. En México, un 19% de los estudiantes más pobres de tercer grado asistían a escuelas con instalaciones adecuadas de agua y saneamiento, en comparación con un 84% de los estudiantes más ricos.

 

Las malas instalaciones de saneamiento son un problema mundial que afecta a muchos países, la asociación público-privada de Sudáfrica es un enfoque para abordarlo. El papel de las empresas, como posibles patrocinadoras e innovadoras, se reconoce y se integra en la visión de implementación de la agenda de desarrollo sostenible. Sin embargo, un compromiso fructífero con el sector privado requiere roles claros, procesos transparentes, y el compromiso y la capacidad de seguimiento del gobierno. El papel de los actores no estatales en la educación se analizará en el Informe GEM 2021.

Campaña Mundial Educación
Campaña Mundial Educación